miércoles, 26 de diciembre de 2007

Aphrodite's Child - 666 (1971)

De seguro no es el mejor disco doble (1, 2) de todos los tiempos, menos uno de los grandes innovadores a nivel de sonido o acaso una gran opera conceptual. Pero "666" de Aphrodite's Child es un disco más que interesante para todos aquellos inmersos en la música de los primeros años de los 70's, la época post-Beattle, de gran experimentación en todos los niveles, consecuencia de grandes descubrimientos en los 60's, de hecho Aprhodites... se forma hacia 1967 con dos pilares jóvenes de la música rock pop griega: Vangelis Papathanassiou (teclados) y Demis Roussos (bajo y voces).

Para cuando "666" vio la luz, la alianza artística de esos dos pilares de la banda se disolvió por diferencias creativas, Demis apuntaba hacia una música de corte más pop (de hecho es un cantante popular básico de esos años, en casa mi padre tiene un vinil que escuchó, e hizo que escucharamos hasta el cansancio...) y Vangelis hacia un sonidos más sicodélicos, sinfónicos y progresivos, este último aspecto lo lleva a ser uno de los esenciales precursores de la música electrónica de etiqueta new-age (G E N I O).

"666" es un disco elaborado a partir de la visión musical de Vangelis y los textos de Costas Ferris, basado en el libro de las Revelaciones del Nuevo Testamento escrito por San Juan, el disco doble lleva un total de 24 tracks, contenidos en dos discos, ricos en variaciones sonoras: temas rockeros, corales, instrumentaciones exquisitas, ambientaciones intensas y sugerentes, la voz de Demis (belleza) y otros invitados (la célebre actriz-cantante Irene Papas participa en varios temas).

Como no podría ser de otra manera, el disco provocó tremenda controversia desde el principio, se estima que casi un 50% del total de la obra fue censurado por la disquera, y varios temas tuvieron que ser retocados para no resultar en exceso ofensivos, cuestión que de todos modos no pudo evitarse siendo varios temas tachados de hacer referencia a invocaciones o rituales satánicos realizados por los músicos al influjo de drogas.

Miento (no tomen en cuanta lo que dije al principio), este disco es un pedazo de belleza sónica, pieza de puzzle que completa este cuadro-laberinto de influencias musicales que inunda mi cerebro.

Comprenderán que un producto como éste, de esos años, no tenga soporte de video, por lo que les pongo a continuación un tema del mismo disco "The Four Horsemen", track 4 del disco primero, con animaciones de un tal "taxirock" con animaciones medio prrr, pero vale, lo que importa es la música o no?, yapita...






4 comentarios:

Anónimo dijo...

KE VA PARA MI SI KE ES UNO DE LOS MEJORES DISCOS DOBLES DE TODA LA HISTORIA, DE HECHO Y HACIENDO COMPARACIONES, NO HAY UN SOLO DISCO INGLES SALIDO HASTA 1970 Y ALGUNO OTRO POSTERIOR KE SE LE PUEDA COMPARAR EN TERMINOS DE ASPIRACIONES ARTISTICAS, ALCANCE O EXPERIMENTACION, CIERTAMENTE NO ESTAMOS HABLANDO DE UN DISCO AFAMADO Y ACLAMADO PERO SI DE UN DISCO DE ABSOLUTO CULTO, EN RESUMIDAS UNA JOYA "DE ALCANTARILLA"...666 UN DISCO AL CUAL LE PREFIERO POR SOBRE MUCHOS SOBREVALUADOS TRABAJOS DE CRIMSON, EMERSON, GENESIS Y OTRO TANTO DE MEDIOCRES TRABAJOS VENIDOS DE LA BRETAÑA

Yojan dijo...

Gracias por comentar, el disco es una joya sin duda, vanguardia de muchas estructuras y conceptos posteriores, un disco poco popular y a veces incomprendido, para el oído hambriento de buen rock!

Carlos dijo...

Soy un veterano amante del rock. Hace algunas décadas se me acercó un ocasional vendedor callejero y me ofreció un disco de este álbum doble, lo compré, lo escuché y me enamoré de esa exquisita música. Aún conservo ese vinilo y me alegra saber que hay personas jóvenes que lo aprecian.

Israel dijo...

El disco es extraordinario de principio a fin. Es una obra maestra, no solo del rock prog. Sino de la musica en general. Y eso q reconozco q la primera vez q me lo pusieron no me entro mucho. Menos mal q un colega m hizo comprar el cd y al poco ya lo queria en vinilo. De hecho lo estoy escuchando ahora mismo. D los 3 discos q m llevaria a la isla este sin duda seria uno.

Para escucharlo muy atentamente y dejar transportarte donde te lleve. Ofrece una inmensa paleta de matices sonoros, supura genialidad, con momentos cumbre de esos q tienes q poner 15 veces seguidas para poder creertelo.
En fin, una obra apasionante, muy desconocida e infravalorada a la q no se le ha hecho justicia.